Cultivos de San Pedro entre 1915 y 1918

 Cultivos de la colonia entre 1915 y 1918.

José Gómez Zotano considera la construcción del paisaje rural de la colonia de San Pedro Alcántara como modélica. Todo un cambio en la explotación agraria que rompe con los modelos anteriores y organiza el territorio con nuevos fines productivos, optimizando los recursos hídricos y empleando la más innovadora tecnología, en una transformación continuada desde los inicios de la colonia a mediados del siglo XIX hasta los años 30 del siglo XX.

Así lo expresa en el artículo “El paisaje de la colonia agrícola de San Pedro Alcántara (provincia de Málaga). Bases Naturales y reconstrucción geohistórica a través del Catastro”, publicado en 2006 en el número 38 de la revista Cuadernos Geográficos, de la Universidad de Granada, en la cual ejerce como profesor de Geografía.

El trabajo se inicia con las bases naturales del paisaje: relieve, clima, bioclima, agua, suelos y vegetación para continuar con tres hitos en la formación de ese paisaje colonial: el del azúcar en 1881, el de la remolacha en 1897 y el del algodón y numerosos cultivos más entre 1915 y 1918, que forman un verdadero mosaico según mostramos en la fotografía que encabeza esta entrada (y puede verse con más detalle en la página 142 del artículo). Paisajes que Gómez Zotano ha resumido en tres espléndidos mapas elaborado con las más modernas técnicas cartográficas y con la utilización concienzuda de fuentes catastrales.

El autor no deja de criticar el actual modelo turístico de sobreexplotación del territorio, que está acabando con el paisaje agrario y la memoria histórica que éste representa, fundamental “en la consolidación de la personalidad de un pueblo como San Pedro de Alcántara, que desde hace décadas intenta su reconocimiento…”

Las 60 páginas del artículo pueden consultarse en:

Artículo de Gómez Zotano, 2006, páginas 111 a 140, en PDF

Artículo de Gómez Zotano, 2006, páginas 141 a 170, en PDF

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *