Marques de la Habana RosaVerdeCom

Nació el 4 de junio de 1809 en la ciudad de Córdoba, del virreinato del Río de la Plata. Tras el fusilamiento de su padre en el transcurso de la independencia de Argentina, su madre se trasladó a España con José y sus tres hermanos. Al igual que su hermano Manuel (el marqués del Duero) optó por la carrera de las armas. Ambos coincidieron en diferentes episodios militares y políticos, alcanzaron el grado de capitán general y presidieron el Senado durante varios años. Esto hace que a veces en los relatos de la época sea a veces difícil identificar a uno de otro cuando aparece “el general Concha”, y de hecho hay algunos historiadores que confunden en algunas ocasiones a José y Manuel. Conspiraron juntos y estuvieron en la cúspide del poder juntos, lo que originó el chascarrillo de qué para medir la temperatura política del día se planteaba la siguiente pregunta: “¿Cómo se han levantado hoy los hermanos Concha”?
José Gutiérrez de la Concha estudió en el Colegio de Artillería, graduándose de subteniente en 1826. Participó en la Primera Guerra Carlista y al acabar la misma había logrado diversas condecoraciones y el grado de coronel de Caballería (al haber cambiado de cuerpo durante la contienda).
En 1846 fue ascendido a teniente general tras sofocar la rebelión que se había extendido por Galicia, en contra de las medidas dictatoriales impuestas por el Gobierno de Narváez. Para el grado de capitán general tendría que esperar mucho más, pues no lo alcanzaría hasta abril de 1868.
En la administración militar logró importantes puestos como el de inspector general de Caballería, director general de Caballería, director general de Artillería. Además fue presidente de la Junta Consultiva de Guerra y del Consejo Supremo de Guerra y Marina.
También participó en el Gobierno de la nación. Primero como ministro de la Guerra, desde marzo de 1863 hasta enero de 1864. Y como presidente del Consejo de Ministros, aunque de forma efímera, durante los últimos once días del reinado de Isabel II en septiembre de 1868.
En 1847 fue nombrado vicepresidente segundo del Congreso de Diputados. Trayectoria política que continuaría en el Senado, como miembro destacado del Partido Moderado primero y de la Unión Liberal más tarde. Aunque no sería hasta finales de siglo, integrado en el Partido Fusionista Liberal que dirigía Práxedes Mateo-Sagasta, cuando presidiría siete legislaturas del Senado entre 1881 y 1894, poco antes de su muerte, pues José Gutiérrez de la Concha fallecería en 1895.
Otro capítulo relevante de su biografía fue el relacionado con la isla de Cuba, de la que fue capitán general en tres ocasiones. La primera entre los años 1850 y 1852. La segunda entre 1854 y 1859, la más larga y más fructífera al poner las bases de un control interno (administrativo) de la isla y externo (defensa), de acuerdo con O´Donnell y su propio hermano Manuel en España y la élite del partido propeninsular en Cuba, grupo que mantenía relaciones de beneficios mutuos con los llamados “generales ultramarinos”, todo ello le valió a José Gutiérrez de la Concha ser nombrado marqués de La Habana y vizconde de Cuba en 1856. Durante su último mandato, entre 1874 y 1875, le sorprendió allí la muerte de su hermano Manuel en junio de 1874, acaecida en la batalla de Montemuru.
Casado con Vicenta Fernández de Luco y Santa Cruz los contrayentes declararon no tener bienes en el momento de su boda. Aunque su patrimonio se incrementaría sobre todo con las diversas herencias que recibió su esposa, entre ellas la de sus padres y sobre todo la de su hermanastra Jacinta Martínez de Sicilia y Santa Cruz (esposa de Baldomero Espartero), la nota negativa fue que se le tachó de poca sensibilidad al reclamar con “demasiada prontitud” los bienes que le correspondía.
La alta posición social del marqués de La Habana propició que sus tres hijas ennoblecieran con sus matrimonios: Carmen se casó con el marqués de Guadalest, Vicenta con el conde de Torrejón y Jacinta con el duque de Bivona y conde de Xiquena.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *