Relacionada con San Pedro de Alcántara, patrón de la localidad

     La Feria de 1898 en San Pedro Alcántara tuvo un programa con actividades dignas de una gran población: iluminación eléctrica, proyección de cuadros disolventes (parecidos a diapositivas), lidia de un novillo de muerte, además de la tradicional procesión (que entonces era del patrón seguido de otras imágenes de la iglesia), los fuegos artificiales y el baile en la plaza. Y por si fuera poco, ese año se inauguró el hospital de la colonia, que completaba el seguro que disfrutaban los habitantes, que cubría médico y medicinas a cambio del uno por ciento de su salario. Fue una feria imponente.

     El artículo publicado en el programa de la Feria de 2018 explica todo esto con más detalle:

Artículo de la Feria de 1898 en el programa de 2018

 

 

Palancar, color 

El lector interesado en temas sampedreños, o alcantarinos, habrá oído alguna vez el calificativo de «convento más pequeño del mundo» aplicado al monasterio de El Palancar, fundado por San Pedro de Alcántara en la provincia de Cáceres a mediados del siglo XVI.

El motivo de llamarlo de esa manera es evidente: las pequeñísimas medidas de sus instalaciones. El recinto mide 65 metros cuadrados en los cuales está incluida la iglesia, donde sólo cabía el sacerdote que decía la misa y su ayudante. Contiene la celda del santo reformador, construida bajo una escalera, y de tamaño tan reducido, algo más de un metro cuadrado, que en ella no podía estar ni de pie ni tumbado, lo que le obligaba a dormir sentado.

Para conocer con más detalle el porqué del sobrenombre, convertido casi en un reclamo publicitario, ponemos a disposición del lector un artículo de Arturo Álvarez Álvarez titulado de esa forma: «El convento más pequeño del mundo», publicado en la revista Historia 16 en el año 1988.

El autor, además de acercarnos al mínimo cenobio, también nos proporciona información sobre la biografía del santo y el actual convento de El Palancar, un edificio mucho mayor edificado sobre el primitivo edificio.

El convento más pequeño del mundo, en PDF

San Pedro, iglesia, 2005

Por Jorge Chacón Jiménez 

Si para una persona es difícil iniciar sus votos cristianos y dar su vida por los demás como lo hacen los curas, será mucho más difícil quien lo hace con votos franciscanos, siguiendo las enseñanzas de San Francisco o el mismo San Pedro de Alcántara.

Por ello recibir la carta, tras nuestra invitación, de Carlos, cardenal Amigo Vallejo, ha sido motivo de una gran felicidad.

Monseñor Amigo, arzobispo de Sevilla, personaje mediático sin duda, polémico por su inversión en iglesias pequeñas tras la venta del palacio de San Telmo a la Junta de Andalucía, cofrade, ensayista, escritor con innumerables libros, académico de las Bellas Artes de Sevilla… es una persona de nuestro tiempo.

Situado en las altas esferas de la Iglesia es a la vez cercano cuando baja a la arena cuando hace falta. Es una de las personas a la que muchos admiramos.

Su carta pausada, escrita para ser leída sin prisas, invitándonos a vivir la fe centrándonos en nuestro patrón, es sin duda una de las joyas que guardaremos en nuestros archivos para el futuro y para que sea disfrutada por generaciones que encuentren en San Pedro alguien a quien seguir.

Jorge Chacón, un hermano en san Pedro.

Carta del cardenal Amigo a los sampedreños, en PDF

Jorge Chacón es hermano mayor de la Hermandad de San Pedro de Alcántara

San Pedro de Alcántara, Pedro de Mena, Valladolid, ARFeijóo

Pedro de Mena (Granada, 1628-Málaga, 1688) fue uno de los escultores más representativos de la imaginería barroca del siglo XVII. Es autor de varias figuras de San Pedro de Alcántara, entre ellas la que se encuentra en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid, fechada en 1663, y cuya foto nos ha enviado Antonio Rodríguez Feijóo.

Se dice que la primitiva imagen del patrón, venerada en la iglesia de la colonia de San Pedro Alcántara (quemada en 1936), era de Pedro de Mena, pero no tenemos referencias que pruebe tal suposición.