Estos días se ha completado la restauración de la sembradora de cereales “Lamusa” de El Ángel, latifundio que pasó a la inactividad agraria en 1962, después de comprarla José Banús para urbanizarla como Andalucía la Nueva, y que desde 1995, tras el derribo del poblado de la antigua colonia agrícola y antes fundición de hierro por GIL (Jesús Gil y sus colaboradores necesarios), pasó a dependencias municipales.
La sembradora, con gran deterioro, ha resistido el paso del tiempo a la intemperie mejor que la otra máquina que se conserva de El Ángel, una trilladora, cuya armazón de madera es prácticamente irrecuperable. Su estado en 2009 se puede observar en este blog:

Ha costado tiempo y trabajo, incluyendo solicitudes constantes de quien esto escribe. Por fin, gracias a la gestión del Área de Cultura de San Pedro Alcántara se ha restaurado y pronto lucirá al público la “Lamusa”
La máquina permitía la siembra de cereal, con menos desperdicio de semilla que si se hacía a mano y con ahorro de tiempo, alcanzando una producción mayor y más económica. Así se dice en su folleto explicativo, rescatado de la destrucción por Domingo Romero, que se los pasó a Salvador Espada, quien me lo facilitó para consultarlo.
El grano depositado en el cajón salía a través de 15 bocas en el caso de nuestra máquina (a la que faltan algunos de los tubos finales de salida), y se depositaba en la tierra tras haber roto las rejas su costra superficial, acto seguido se cerraba el surco para tapar el grano.
Tiene una anchura de trabajo de 2,45 metros y aunque lleva un asiento para un operario en caso de emplear arrastre animal, se aconsejaba utilizar un tractor de 15 HP (caballos de fuerza). Esto no era problema, ya que en la explotación, a finales de la década de 1950, además de la segadora, existían tres tractores de 25 HP y uno de 40 HP, según fuentes del Archivo Histórico Provincial de Málaga. Desconocemos el destino de estos tras la destrucción llevada a cabo por el ayuntamiento, al igual que de otras máquinas como segadoras, cultivadores, o un camión “Unimog”. La anchura total es de 2,95 metros, y su peso de unos 700 kilos, según Cristina Moreno, de la empresa “Menia”, encargada de la restauración. Además del nombre comercial tiene inscrito el lugar de fabricación, Huesca, y el número de patente, 200.484.
El Ángel, con 940 hectáreas de extensión, era la gran finca agrícola y ganadera que permanecía activa en Marbella y toda la comarca de la costa occidental malagueña. Perdura la merecida fama de sus naranjas, que en el año agrícola de 1958-59 suponía el 43 por ciento de los ingresos, con casi dos millones de pesetas.
Sin embargo, la producción de trigo la convertía en el granero del municipio, deficitario secular de este elemento básico de la alimentación. El citado año alcanzó la cifra de algo más de setecientas cincuenta mil pesetas, y el anterior rondó el millón de pesetas al venderse 194.963 kilos del preciado grano. La sembradora “Lamusa” era una pieza fundamental en el logro de la preciada semilla.
Por todo esto merece conservarse.

2 comentarios
  1. J.R.G
    J.R.G Dice:

    Ya era hora, me gustaría saber si ¿se va a intentar restaurar la trilladora?, ¿de qué año es la sembradora mas o menos? y ¿dónde se va a ubicar una vez restaurada la sembradora?
    Gracias.

    Responder
    • JLCB
      JLCB Dice:

      La sembradora y otras máquinas aparecen en un inventario de El Ángel de finales de la década de 1950. Las respuestas a las otras dos preguntas corresponden al Ayuntamiento.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Responder a J.R.G Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *