Patrimonio histórico de San Pedro Alcántara (Málaga)

Trapiche del Prado 2009

Vista general del trapiche del Prado, octubre de 2009.

En la costa oriental malagueña y en la granadina son muy numerosos los testimonios arquitectónicos del pasado azucarero, que hasta fechas recientes molieron la caña.
En nuestra costa, la occidental, la actividad industrial y agrícola sacarina había cesado mucho antes, y el patrimonio industrial y preindustrial azucarero no es tan abundante, pero no por ello carecemos de ejemplos suficientemente representativos.
Aparte del Ingenio Grande de Manilva, que funcionó desde mediados del siglo XVII hasta mediados del XVIII, es en el municipio de Marbella donde disponemos de bastantes ejemplos ligados al cultivo de lo que fue durante mucho tiempo el cultivo más rentable que producían estas tierras: la caña dulce.
Al norte de la ciudad de Marbella se levantan todavía los restos del trapiche del Prado. Con datos que arrancan en 1644 son varios los autores que se han ocupado de su historia, especialmente José Pérez Vidal (Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, 1971) y Lucía Prieto Borrego (revista Cilniana, 1996 y revista Baetica, 2008)

En el cortijo de Miraflores también se conservan elementos muy representativos de otro trapiche, levantado para hacerle la competencia al del Prado, a mediados del siglo XVIII, empeño de los todopoderosos Domínguez.
En San Pedro Alcántara la construcción del trapiche de Guadaiza sustituyó al del Prado en la década de 1820, motivado por la abundancia de tierra, agua y el alejamiento de los intereses localistas de la clase dirigente marbellera. Al crearse la colonia agrícola, se reutilizaría para granja escuela de capataces. Conservándose, dos edificios, los arcos terminales de un acueducto y una alberca.
También en San Pedro Alcántara el edificio de la Alcoholera es el hito actual más significativo del antiguo complejo fabril. Otros edificios, en manos de particulares, nos recuerdan la importancia de un barrio, El Ingenio, clave en el proyecto emprendido por el marqués del Duero.
En El Ángel, también colonia agrícola y azucarera después de ser ferrería, un magnífico jardín recuerda su esplendoroso pasado, junto con los embalses construidos para regar los cañaverales: el Viejo y el Nuevo.
A estos embalses hay que sumar el de las Medranas, el de la Leche y el de Cancelada, todos de la colonia de San Pedro Alcántara, situados respectivamente en los términos de Marbella, Benahavís y Estepona.
Esta riqueza patrimonial, que abarca más de trescientos años de actividad azucarera, no es correspondida con la adecuada conservación y difusión por parte del Ayuntamiento de Marbella. Al contrario, el deterioro de los elementos citados es palpable y en algunos casos irreversible (sufriendo de un abandono que tienen un denominador común con los yacimientos arqueológicos de Las Bóvedas, Vega del Mar o Río Verde).
Es por ello que Lucía Prieto ha levantado su voz una vez más (diario Sur del 3 de marzo) para reivindicar, una actuación que proteja y dignifique el trapiche del Prado, que a comienzos del siglo XIX se convirtió en uno de los establecimientos preindustriales andaluces más modernos, tras la inversión del belga Enrique Grivegnée que lo dotó de la tecnología más adelantada del momento: diario Sur del 3 de marzo.   Además, el abandono de la actividad fabril en El Prado, y la apertura por parte del nuevo propietario, Juan de Lesseps, del establecimiento de Guadaiza, en 1823, y la erección de una moderna fábrica de azúcar en el actual barrio de El Ingenio en San Pedro Alcántara, en 1871, hizo que El Prado no sufriera los cambios estructurales que experimentaron otros trapiches para adaptarse a la nueva maquinaria de vapor, propias de la revolución industrial. De ahí que su reconversión para nuevos usos, por ejemplo bodega, que sería su última utilización a comienzos del siglo XX, respetase más el edificio y se haya podido conservar mejor su tipología preindustrial.
De este modo, podemos considerar, a falta de nuevas excavaciones arqueológicas y posteriores estudios, que el trapiche del Prado pudiera ser la muestra más representativa del sector preindustrial azucarero malagueño, e incluso andaluz, por lo que es imprescindible profundizar en su investigación, en apoyo de su conservación y revalorización como uno de los elementos más representativos del patrimonio histórico municipal con tres siglos y medio de historia.
Los trapiches del Prado, Miraflores y Guadaiza no merecen ser por más tiempo los tres tristes trapiches de nuestro patrimonio histórico.

Escudo marques Duero Paseo Palmeras

Escudo del marqués del Duero en el Paseo de las Palmeras

El escudo familiar del marqués del Duero apareció en 1979 en la publicidad de la primera feria en San Pedro Alcántara de los ayuntamientos democráticos, utilizándose por parte de la Tenencia de Alcaldía, con Manuel López al frente de la misma, como elemento identitario de la localidad.

Había sido dibujado por Fernando Alcalá, que lo explicaba así en su libro San Pedro Alcántara. La obra bien hecha del marqués del Duero, publicado el mismo año: en los cuarteles aparecen las armas de los apellidos del fundador de la colonia: Gutiérrez de la Concha e Irigoyen, mientras que el yelmo y la corona son las que correspondían a un marqués, y el manto de armiño representan la Grandeza de España, que acompañaba al título del marquesado del Duero.

Con posterioridad serviría como símbolo de la Asociación Pro Independencia de San Pedro Alcántara y su partido paralelo, I.S.P. Hoy todavía es empleado por estas dos formaciones.

En 1986, a propuesta del grupo municipal Pro Independencia, se convocó un concurso para confeccionar un escudo para la localidad, resultando ganador Fernando Alcalá. Este símbolo ha sido empleado con altibajos, según el libre parecer de los gobernantes, pues la Junta de Andalucía no lo reconoció oficialmente al no ser entidad administrativa autónoma San Pedro Alcántara.

De 1983 es el escudo que se colocó en el Paseo de las Palmeras. Hoy su piedra está ennegrecida con el paso del tiempo y sus imágenes semiocultas por la suciedad y la vegetación. El otro, el blasón ideado por Alcalá no aparece en los últimos carteles de las actividades que se desarrollan en nuestro pueblo. Al contrario, hemos visto uno enorme de Marbella en los puestos de venta que se han instalado este verano en el Paseo Marítimo.

¿Blasones ocultos por negligencia? ¿O blasones ocultados por quienes pretenden negar cualquier atisbo de identidad a San Pedro Alcántara, a su historia y a sus habitantes?

Escudo Alcalá 1983 

Escudo diseñado por Fernando Alcalá

Sintesis San Pedro agosto 2009

Ocho meses después de haber sido quitada de su emplazamiento, la escultura Síntesis de San Pedro de Alcántara, de Vicente Espona, sigue en condiciones lamentables de almacenamiento.

A su alrededor crecen los matojos, han aumentado los materiales de construción acumulados y la envoltura de plástico que la recubría está hecha jirones.

Ocho meses sin que se haya cumplido la promesa municipal de colocarla provisionalmente en un sitio a la espera de que terminasen las obras del soterramiento, para que volviera a su lugar original.

Noticias anteriores: 14 de diciembre de 2008 y 19 de abril de 2009.

Bovedas portada

No es usual que una asociación de vecinos se ocupe del patrimonio histórico, sus preocupaciones van por otros derroteros, más ligados al acontecer diario de su barrio. Sin embargo, la Asociación Vega del Mar, cuyos integrantes habitan en el entorno de la basílica paleocristiana del mismo nombre, han hecho de la protección y difusión de este monumento su santo y seña , también de las cercanas termas romanas de Las Bóvedas, y por extensión de la villa romana de Río Verde.

Sus contactos con la Tenencia de Alcaldía de San Pedro Alcántara-Ayuntamiento de Marbella, Universidad de Málaga −profesor Fernando Wulff− o Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, ha fructificado en logros, que algunos pueden considerar modestos, pero los que llevamos años en idéntica tarea sabemos apreciar su entidad, dada la escasa atención que las administraciones dedican al patrimonio local.

Así, han organizado conferencias, han promovido la limpieza y el vallado de la parcela donde se encuentra la basílica, han elaborado unos folletos divulgativos sobre los tres monumentos, que se distribuyen en la Oficina Municipal de Turismo, donde también han expuesto una maqueta de la basílica perteneciente al Museo Arqueológico Provincial y siguen mostrando su perseverancia, y entusiasmo, para lograr que se ilumine el templo y necrópolis paleocristiano.

Por si fuera poco, también han diseñado camisetas, colgantes y broches de joyería, relacionados con Vega del Mar, para que sirva de mensaje turístico de San Pedro Alcántara. Desde este blog, nuestra felicitación a estos ciudadanos preocupados por la historia del pueblo donde habitan.

En la siguiente relación se puede ver el material preparado sobre los yacimientos arqueológicos:

Folleto de la basílica Vega del Mar, página 1, en PDF

Folleto de la basílica Vega del Mar, página 2, en PDF

Folleto de las termas de Las Bóvedas, página 1, en PDF

Folleto de las termas de Las Bóvedas, página 2, en PDF

Folleto de la villa de Río Verde, página 1, en PDF

Folleto de la villa de Río Verde, página 2, en PDF

Trapiche, puerta abierta 

Hoy, 18 de mayo,  se celebra en todo el mundo el Día de los Museos, y muchos de ellos practican jornada de puertas abiertas u organizan actividades de diverso tipo.

En San Pedro Alcántara no existe museo y el edificio que se plantea, de forma parcial, con tal fin, el Trapiche de Guadaiza, se encuentra en el mismo estado, o peor, que el que tenía el año pasado, según puede verse en este blog (18 de mayo de 2008).

A pesar del convenio firmado entre la Diputación Provincial de Málaga y el Ayuntamiento de Marbella (Pleno del 27 de junio de 2008) para su rehabilitación. Y es que casi un año después ni siquiera se han adjudicado las obras.